Stoker, de Park Chan-wook.

Stoker-400203258-largeAl perder a su padre en un trágico accidente el día de su 18 cumpleaños, la vida de India se hace añicos. Cuando aparece por sorpresa su tío Charlie, decide hacerse cargo de ella y de su inestable madre.

Con un psycho drama de belleza salvaje y de perturbadora tensión irrumpe el director de “Oldboy” en Hollywood. Para los que ya le conocen por su trilogía de la venganza, no se extrañarán al encontrarse con una producción hostil y elegante, que nos habla de un viaje terrible e inquietante, de un drama familiar enfermo y nihilista, sensacionalista y verosimil.

A la película le amparan las formas. El complejo ejercicio de fotografía y de cámara que se le presenta al espectador hipnotiza desde el minuto 1, y cada plano es un regalo para los ojos, sin despreciar el bloque del sonido, al que se le ha prestado mucha atención y que deja en evidencia lo mal acostumbrado que está el oído occidental y lo mucho que se le puede sacar partido.

El realizador coreano no se queda ahí, en una simple exposición del envoltorio, sino que al revelar el interior del paquete, como los paquetes de regalos que va reciviendo su protagonista, nos descubre una historia inquietante, una narración de pulso firme, que se descubre con un ritmo pausado para finalmente azotar al espectador sin piedad y para finalmente hacer lo que mejor se le da: turbar. Tan bien lo conjuga todo que la previsibilidad de su desenlace no es que sea perdonable, es que es justificable.

Stoker-635355581-largeLa atmósfera juega con una erótica claustrofóbica y se vale de tres actores en estado de gracia y rigurosamente dirigidos, de tintes de terror gótico y de una formalidad clásica. Mucho cuidado con toda la semiótica que desprende y de todas las posibles dobles (y triples) lecturas que escupen tanto sus imágenes como sus escuetos pero significativos diálogos.

“Stoker” es trigonometría pura, es un film donde nada está fuera de lugar, es electricidad, es un cuadro con una composición aritmética perfecta, y que no deja cabida a la indiferencia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s