El llanero solitario. Afortunamente, va acompañado de Johnny Depp.

Partamos de la base de que es una película en la que casi nadie ha volcado expectativas, a la que ya le estaban dando palos antes de rodarse incluso. Está cantado que se trata de una repetición del éxito de Piratas del Caribe, pero en el Salvaje Oeste, y por una vez el postureo mediático tiene toda la razón: El llanero solitario es exactamente eso. Pero no prejuzguemos tan a la ligera, pues si el espectador medio asiste con pretensiones que no van más allá de pasar un rato de ocio a su visionado, puede salir de él con un buen sabor de boca.

El_llanero_solitario-887990527-largeSuperado ese primer eslabón de ser tan descaradamente una imitación de la saga pirata, vayamos por partes y saquemos las cosas buenas y malas de este llanero solitario, que resulta no ser tan solitario al ir siempre acompañado por el, obviamente, rey de la función: Johnny Depp haciendo del indio Toro. Aquí tenemos el primer punto positivo y el primer punto negativo. El personaje de Toro es de esos en los que Depp se desenvuelve como nadie, disfruta de él y hace reir, aparte de que logra el imposible de hacerte olvidar que es un Jack Sparrow descafeinado, consiguiendo su propia caracterización y dimensión que le aleja del emblemático capitán. Lo malo: sin él en pantalla, la función pierde mucho peso, depende absolutamente de él para que se sostenga.

El guion desde luego no destaca por su originalidad, puesto que es el mismo boceto que el de La maldición de la Perla Negra. Muchos pasajes recuerdan a ella, desde el encarcelamiento y huída del personaje de Depp como punto de partida tras la puesta en escena del bando de los villanos, hasta la visita de un burdel (un Isla Tortuga comandado por el casi anecdótico personaje de Helena Bonham Carter) donde intentar hacer alianzas, o la gruta del tesoro que tiene al antagonista obsesionado. Aún así, funciona.  Pero esta gente debería empezar a plantearse la posibilidad de reducir el metraje de sus aventuras. ¿2 horas y media? Ya les falló la duración de las secuelas caribeñas, y vuelven a cometer el mismo error. Aparte de que la historia contada desde el punto de vista del indio ya anciano a un niño es algo innecesario y que no aporta nada.

Un apunte sin demasiada importancia pero que creo que tiene su punto anecdótico: la cantidad de homenajes al western que hay y que muchos nostálgicos sabrán identificar. Son de esas cosas que se agradecen, y más en producto que sabe que no va a contar en principio con la simpatía de ese público.

Desde luego, no estamos ante una película digna de recordar. Tampoco es para echarle pestes encima, pues es una aventura disfrutable que al menos tiene la valentía de alejarse de clichés y que peca de poca prudencia al gustarse demasiado a sí misma, que desde luego gustará a niños y a adultos que busquen evasión. Es, simplemente, una película veraniega, con sus pros y sus contras. Los que busquen otra cosa, que se abstengan.

Anuncios

Un pensamiento en “El llanero solitario. Afortunamente, va acompañado de Johnny Depp.

  1. Buena valoración, desde luego cuando vi el cartel lo primero que pensé fue “¿otra más de piratas?”. Aunque en seguida supe que se trataba de una historia distinta, no se puede negar que nos quieren devolver a Sparrow en otra línea de tiempo. Pero Jonhy Depp es Jonhy Depp, para mí es como Morgan Freeman: siempre hará que una peli me guste sólo porque él aparece. Tiene un toque muy personal

    Las notas del autor de este artículo merecen desde luego todos mis respetos, totalmente de acuerdo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s