GRAND PIANO, gran truño.

Pues sí, aunque la publicidad que se le hacía en televisión parecía augurar una peli de estas de intriga insoportable con una trama interesante y hasta original, esta película, de producción española y con Eugenio Mira como director, ha resultado ser, al menos a mi parecer, una gran pérdida de tiempo para una persona ocupada como yo, y en realidad, para una persona desocupada también.

La historia: un joven prodigio del piano vuelve a los escenarios después de una pausa de cinco años debido al bochorno que le causó un error cometido en su última actuación mientras interpretaba una obra de grandísima dificultad. Hasta ahí la cosa va normal, pero, una vez llegado el momento de la actuación, al pasar las páginas de sus partituras descubre que alguien le está observando (y no solo eso, le está apuntando con un arma en alguna parte del auditorio) y ese alguien tiene mucho interés en que el joven pianista no falle ninguna nota a lo largo de la velada. Para asegurarse de ello, amenazará constantemente su vida y la de su novia, así como la de otros personajes que se ven momentáneamente implicados.

Image

Me preocupa algo…

¿Conclusión? Bah! Sinceramente pensé que la trama podría estar interesante, ¡pero está tan, TAN mal traída! Toda la película transcurre a lo largo del concierto, concentrando toda la atención en el protagonista y el maniático que le apunta desde la lejanía. La música clásica que compone la banda sonora le da ese aire de intriga que le pega mucho a este tipo de películas, pero, aun así me pareció que, en algunas partes, la música pegaba más para un coro de querubines que para una escena en la que se palpa la tensión.

Image

Soy Elijah Wood y tengo esta cara en el 90% de las ocasiones

Total, los personajes planísimos, pero no se puede decir mucho sobre esto porque es que la trama no da para más. Un protagonista con pinta de mindundi (pobre Elijah, pero hay que aceptarlo, es el papel que más le pega), un malo que es pesadísimo hasta decir basta (¿no quiere que toque bien? ¡Pues que se calle la boca de una vez hombre!) Y que encima no acaba de dejar muy claro cuál es el móvil de sus actos. Vamos, que al final te quedas igual, y eso enfada, como enfada que de repente en la historia aparezcan cosas de tal fantasía (y aquí viene spoiler) como que el pianista toque una pieza que en una persona normal requeriría las dos manos y mucha concentración, pero que él puede tocar con una mientras escribe con la otra un mensaje en la blackberry y escucha la incansable pesadez de su intimidador.

¿Inteligencia suprema? ¿Brillantez inaudita? ¡No! porque encima el muchacho no da para mucho (y aquí viene otro spoiler). De verdad, de VERDAD, teniendo un ipad, ¿es necesario que se escriba una obra completa A OIDO en vez de buscar la partitura en el jodido internet?

Image

Corre, corre, maldita sea….!!!

Pero no todo es malo. Cierto es que hay escenas que valen más la pena que otras, concretamente hay un momento buenísimo para mi gusto en el que se hace una metáfora visual entre un cuello desgarrado y el deslizamiento del arco sobre las cuerdas del violonchelo. Muy bueno. En realidad, lo mejor que vi en la película, además de la relación que se establece entre el asesino y el público (¿el joven músico teme fallar por miedo a la muerte o por miedo al bochorno?).

En definitiva, a la media hora pensé seriamente si quitarla, pero entonces vi que iba casi por la mitad y decidí que podría aguantar. No es muy larga y eso es algo que, visto lo visto, se agradece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s