NOÉ, Aronofsky inunda el planeta.

El estadounidense se lanza con su primera superproducción que ha supuesto un coste de 125 millones de dolares. La película ha sido prohibida en países como Emiratos Árabes Unidos o Pakistán por ir en contra del islam. Obviamente podemos disfrutar de su trabajo en formato digital o 3D.

Es un acierto haber elegido este pasaje del antiguo testamento ya que casi todas las religiones cuentan con una historia parecida: Dios está enfadado con los humanos por haber mancillado su tierra y decide aniquilar al 99%. Este hecho puede causarnos inquietud si tenemos en cuenta todos los peligros que acechan al planeta: subida de mareas, cambio climático… Noé está interpretado por Russell Crowe, el actor ni sobresale ni fracasa,  se queda en una linea aceptable. Anthony Hopkins interpreta de forma brillante al longevo Matusalén pero desgraciadamente apenas tiene escenas. Su personaje es el más interesante y mejor llevado. La única pega que tengo es para Emma Watson, uno de los reclamos para el público joven. La actriz resulta poco convincente y fracasa con su primer papel dramático.

El casting no es su punto fuerte pero puedes obviarlo si te centras en los efectos especiales y el montaje. Aronofsky nos deleita con imágenes espectaculares acompañadas de planos perfectos. Otro acierto es la capacidad que ha tenido para explicar conceptos complicados como que un hombre creará un arca enorme y en ella se introdujeran una pareja de cada especie. El guion en sí es bastante bueno pero flaquea en los diálogos. Agradezco infinitamente que decidiera incorporar un antagonista que esté presente casi todo el film; me hubiera aburrido mucho sino estuviera.

Otro hecho no importante pero sí divertido es el estilismo hippie de Noé y su familia. Los malos van de negro, ellos visten con pieles de cabra y collares de hojas.

Personalmente prefiero los anteriores trabajos del director, en concreto cualquiera de sus cinco películas anteriores. Aun así me alegro de que haya tenido la oportunidad de crear un producto de colosales dimensiones. En la actualidad Darren está consolidado como uno de los directores más importantes y con mayor futuro: requiem por un sueño, cisne negro o pí avalan su saber hacer.

Noé se centra en la épica y no abusa de conceptos como Dios o el paraíso. Un blockbuster consistente que agradará al público palomitero. Y a los que no sois tan fans de éstos os invito a que veáis como se ha manejado el director con un presupuesto tan abultado.  Juzguen ustedes mismos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s