New World, auténtica película de gangsters

El último trabajo del realizador surcoreano Hoon Jung Park llega a nuestras pantallas. Esta vez nos trae una película escrita y dirigida por él. El autor de obras como “Encontré al diablo” (2010) o “Unjust” (2010) nos ofrece una velada de cine negro con todos los ingredientes del género.

 

Jeong Cheong a la derecha y Lee Ja-sung a la izquierda

Jeong Cheong a la derecha y Lee Ja-sung a la izquierda

La muerte accidental del jefe de un grupo de crimen organizado, da lugar a un vacío de poder que deberá ser llenado mediante la lucha entre altos mandatarios de la mafia denominada “Goldmoon”, un moderno sistema empresarial para gángsters vestidos con sombríos trajes negros. En medio de la violencia y la traición, un policía infiltrado deberá decidir qué lado apoyar, ya que su lealtad será puesta a prueba tanto por los mafiosos como por la policía, inmersa en la investigación “New World” que busca dominar y hundir el entramado criminal.
La película, ambientada en la occidental Corea del Sur, bebe en gran medida de la tradición de películas como “El Padrino” (1972, Francis Ford Coppola) o “Casino” (1995, Martin Scorsese), tanto en el tratamiento de los personajes como en la propia trama. Los juegos de traición, la interpretación de temas como la familia, la amistad, la lealtad o la ambición, son algunas de las armas con las que Jung Park aborda al espectador, a la manera de los maestros del género.

Mira, te iba a decir algo pero mejor me callo

Mira, te iba a decir algo pero me voy a callar

La diferencia con otras películas está en los pequeños detalles, certeros: una señal, una mueca, una mirada nos revela el diálogo profundo que trae la salvaje y despiadada violencia criminal. La tensión de la amenaza directa o el valor incorruptible que, por ejemplo, exhibe el personaje del Inspector Kang (Min-sik Choi, “Old Boy”, actor fetiche del cine coreano). Son estos gestos los que permiten sacar a la superficie los sentimientos de los personajes, como la paranoia en la que poco a poco se va sumiendo el policía infiltrado, interpretado por Jung-Jae Lee. Destacable también el trabajo de Jeong-min Hwang que repite con Jung Park, esta vez metido en la piel de Jeong Cheong, un gangster con curioso sentido del humor.
Hoon Jung Park demuestra una vez más su empaque como realizador. Recordando la atmósfera oscura de “Encontré al diablo”, Jung Park nos adentra en metáforas de sangre que salpican desde el primer momento. Barriles funerarios al más puro estilo de la mafia. Venganza, mentiras y provocaciones que desembocan en violencia. Peleas con bates de baseball, cuchillos y palos de golf. Incluso hay tiempo en sus 134 minutos para un pequeño sketch cómico por parte de sanguinarios sicarios.

Hay tiempo para un recuerdo a Reservoir Dogs?

Hay tiempo para un recuerdo a Reservoir Dogs?

 
“New World” (del original, Sin-se-gae) así como su director, pertenecen a una joven hornada de productores surcoreanos, entre lo que podemos destacar al imaginativo Bong Joon Ho (Crónica de un Asesino en Serie, The Host, Snowpiercer) o al sorprendente Park Chan-Wook (Soy un Cyborg, Old Boy, Stoker).

La fotografía es francamente buena

La fotografía es francamente buena

La cinta está llamada a convertirse en un imprescindible en las listas de lo mejor del año en el ámbito internacional y hará las delicias de los amantes de la cultura asíatica, así como a los fans del Film Noir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s